-->

Pequeños soñadores

29 oct. 2011

#Hoy muere un ángel.

Y una ráfaga de viento le azota el pelo, su mirada se pierde sobre las calles vacías, igual que su corazón, que nunca pudo llenarlo más que de lágrimas.
Un escalofrío le recorre el cuerpo y le pone la carne de gallina, una melodía que estremece su corazón.
Las notas de un piano suenan como chirridos y lamentos en medio de una noche sin estrellas, una noche con un sinfín de enigmas, una noche que caerá en el olvido de nadie.
Baja la mirada, sigue caminando, paso por paso hacia delante, como con una marcha automática, sin rumbo fijo, sin destino, sin meta ni final. “Lo que surja” susurra a la niebla de los últimos minutos del día.
Reflexiona profundamente, y el miedo la carcome por dentro, le irrita las entrañas, el miedo la ciega, la hace temblar.
Ella tiene miedo de saber que arriesga para no ganar. Miedo de encontrarse con nada, miedo de que no le duela echar de menos algo que lo que nunca tuvo, miedo a ser tan valiente cuando fue tan cobarde, miedo a saber que nunca llegaría a saber la verdad.
Sigue caminando, mientras que desea que todo lo que vivió cambie, sueña despierta con un mundo donde la paz florece en el corazón de las personas, donde no existe apenas el dolor, donde la palabra perdón no existe, donde el amor es lo que le hace a uno ser rico, donde en la amistad se da más de lo que se recibe, donde la vida no se puede comprar con dinero, en un lugar donde la vida no se mide por años, sino por la veces que has sido feliz y sonreído…
Ella deja que el tiempo pase despacio, deja que se le eche encima, deja que haga el olvido a los recuerdos. Al fin y al cavo, nunca supo que sería tener diecinueve años, en las calles hacía demasiado frío para que un ángel volara sin alas y soñara despierta.
Ella hizo un trato, dio su vida por que este mundo cambiara, para que algo fuera mejor sin ella, sentía que era inútil.
Asíque, regaló su ultima mirada a la nada que la acompañaba, inhalo un poco de humo que fue su vida, y a su paso no de dejó nada más que cenizas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario